Una autoestima alta es la armadura que protegerá a tu hija frente a los desafíos de la vida

ADVERTISEMENT SLOT 7

Una autoestima alta es la armadura que protegerá a tu hija frente a los desafíos de la vida. (Yarimar Marrero Foto- Rosed Ramos Photography)

La Voz Hispana de Nueva York, 17 de marzo de 2017; por Marta Rivera La relación madre-hija es una de las más intensas que se da, a lo largo de la vida de las mujeres. Lograr la aprobación de nuestras madres, tiene el poder de elevarnos hasta el cielo, y el rechazo materno puede provocar en casi todas, un dolor muy grande llevándolas a tener una autoestima baja.

Lo que les decimos a nuestras hijas va formando su personalidad. Tenemos la responsabilidad de ayudarlas a crecer, a que obtengan seguridad, para que se conviertan en mujeres confiadas.

“Vivimos en un mundo donde los valores giran alrededor de la imagen. Cuando nos encontramos con alguien por la calle, lo primero que le decimos es: “¡Hola, qué flaca estás! ¿Cuánto bajaste?”. La flacura es un elogio, el máximo galardón. En los colegios pasa lo mismo. Las chiquitas de 10 años ya no sueñan con ser doctoras, ni maestras, ni bailarinas. Sólo quieren ser flacas; y las de 15 negocian la mítica fiesta del vestido largo, a cambio de una nueva nariz u operarse las lolas”, denuncia Mabel Bello, médica psiquiatra, fundadora de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia.

No especifiquen sus críticas a distintas partes del cuerpo porque, seguramente, su niña va a tener vergüenza de sí misma y les va a costar la interacción con otros. La mamá o la figura femenina que la represente constituye el modelo de identificación primaria.

Aquí les dejo a tres Madres Puertorriqueñas que están haciendo todo lo posible para que sus hijas tengan una autoestima alta, sean mujeres de bien y puedan sobrevivir en un mundo donde el bullying es la orden del día.

“Las madres son claves en la formación, educación y valoración de sus niñas. Enseñarles a sus niñas a quererse como son, confiar en sí mismas y valorarse cada día, contribuirá a lograr unas niñas líderes, perseverantes y con una autoestima alta. Fomentando siempre, la importancia de cuidar su salud, comportamiento social e imagen”. -Yarimar Marrero

“En una sociedad donde ser delgado es sinónimo de belleza y para tener éxito, es importante hablarles a nuestros hijos que la belleza no lo es todo y que este concepto es uno relativo, inclusive, a épocas y culturas. Por mi parte, le hago saber que hay dos áreas más importantes que el factor belleza y son el aspecto y los valores. El factor aspecto requiere una higiene personal, que incluye bañarse, lavar sus dientes, el cabello, entre otros. También es importante la alimentación, con el propósito de ingerir los nutrientes necesarios para que su cuerpo se desarrolle de manera saludable. De esa manera podrá mantener un peso adecuado a su edad y estatura. Sin embargo, el buen aspecto debe de estar entrelazado con unos valores humanos universales como son la honestidad, bondad, justicia, generosidad, amor, responsabilidad y muchos más. Entrelazados, el buen aspecto y los valores, harán reflejar en su exterior la belleza de su interior.” -Kenelma Figueroa

Una autoestima alta es la armadura que protegerá a tu hija frente a los desafíos de la vida. Kenelma Figueroa.

“Como madre, entiendo que debemos educar y aconsejar a nuestros hijos a amar su cuerpo tal cual es y no dejarse llevar por presiones de grupo de cómo se ven. Siempre le recuerdo que es hermosa y que se ve muy bien. Que lo que importa es cómo se sienten en su interior. Cada ser humano es hermoso porque así nacimos y llegamos a este mundo. Como madre me doy cuenta, que los jóvenes de hoy en día se dejan sugestionar por lo que digan sus amistades y no por lo que ellos se sientan a gusto. Es muy importante recordarles, que así son hermosos y deben de amarse tal cual son, y que la vida es muy hermosa para dejarse llevar por comentarios fuera de lugar de nuestra sociedad. Yo los aconsejo día a día ya que yo fui víctima de la sociedad y de la familia. Y ahora de adulta me amo tal cual soy sin importar la opinión de las personas. Aconseje a sus hijos, son una parte muy importante de nuestras vidas. No permita que la sociedad los destruya a temprana edad.” -Priscilla Jiménez

Una autoestima alta es la armadura que protegerá a tu hija frente a los desafíos de la vida. Priscilla Jiménez.

Por eso, la implicación de la madre es fundamental para ayudar a sus hijas a formar percepciones de ellas mismas sanas y verdaderas, desarrollando una autoestima alta para tener una vida más feliz y plena.

ADVERTISEMENT SLOT 8
About the Author

La Voz Hispana NY. New York's largest Spanish weekly newspaper. Official Newspaper of the NYC Hispanic Chamber of Commerce.