Schneiderman anuncia acuerdo por $298,000 con concesionario Nissan de New Rochelle por cobrar a los consumidores por fraudulentos servicios de protección contra robo

ADVERTISEMENT SLOT 7

Schneiderman anuncia acuerdo por $298,000 con concesionario Nissan de New Rochelle por cobrar a los consumidores por fraudulentos servicios de protección contra robo.

NUEVA YORK, 16 de agosto de 2017/ La Voz Hispana de Nueva York – El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció un acuerdo de $ 298.000 con concesionario Pana Nissan, LLC (d / b / a Nissan de New Rochelle) por engañar a cientos de consumidores con un producto antirrobo no deseado y falso que costó hasta miles de dólares por consumidor. Este servicio, conocido como producto “postventa”, se añadía a menudo al costo final del vehículo sin el consentimiento o el conocimiento del consumidor, después de que el cliente había acordado el precio de compra de un vehículo, pero antes de finalizar la transacción de venta.
“Los consumidores no deberían tener que preocuparse de que están siendo engañados con la adición de productos y servicios fraudulentos cuando compran un vehículo”, dijo el Fiscal General Schneiderman. “Comprar un auto es una inversión importante para muchas familias, y añadirle miles de dólares puede convertirse en una carga financiera significativa. Me complace que podamos devolver cientos de miles de dólares en restitución a los casi 300 consumidores que fueron estafados y defraudados”.
Tras una querella de un consumidor en agosto de 2015 de que Nissan de New Rochelle había vendido fraudulentamente un producto de la posventa, la fiscalía comenzó una investigación sobre las prácticas del concesionario. La investigación encontró que Nissan de New Rochelle vendió a cientos de consumidores un producto llamado Protección de Pérdida Total, que estaba destinado a servir como una protección contra robo. Se les cobró por este concepto a los consumidores cantidades que van desde $215 a más de $5.000. En muchos casos, Nissan de New Rochelle añadió esta tarifa al precio de venta final sin el conocimiento o consentimiento de los consumidores. Como resultado, el precio final pagado por los consumidores fue inflado por la cantidad cobrada por el producto posventa.
Además, Nissan de New Rochelle no reveló claramente la naturaleza del producto post-venta a sus clientes. El producto “Protección de Pérdida Total” o “Garantía de Protección de Pérdida Total” fue anunciado como un grabado permanente en el NIV del vehículo o un número de serie registrado en las ventanas del vehículo, supuestamente para disuadir el robo. Sin embargo, Nissan New Rochelle realmente no grabó lo prometido en el VIN en las ventanas de los vehículos. En cambio, para algunos vehículos, la concesionaria colocó calcomanías adhesivas con números de registro asignados en el marco o interior de la puerta o donde nadie podía verlos, por lo tanto, no tenía ningún efecto disuasorio. Para otros vehículos, el concesionario ni siquiera proporcionó adhesivas o calcomanías.
los consumidores también se les hizo creer que habría un crédito garantizado de hasta $3.000 o $5.000 para la compra de un nuevo vehículo en caso de que su coche sea robado. Sin embargo, existían numerosas condiciones y limitaciones, tales como que el crédito no se aplicaría si eliminaba el beneficio del concesionario en la venta, lo que hacía ilusorio el “crédito”. Sólo un consumidor recibió un crédito a través del programa de protección contra pérdidas totales.
Según el acuerdo, Nissan de New Rochelle devolverá $276,127 a 298 consumidores a quienes se les cobró una tarifa adicional por el producto de Protección de Pérdida Total. Además de la restitución, el concesionario también pagará $22.084 en multas, honorarios y costos para el Estado. El concesionario también ha acordado ciertas reformas a sus prácticas de ventas, incluyendo:
  • Descubrir plenamente que todos y cada uno de los servicios o productos posventa son opcionales y que el precio es negociable;
  • Explicar claramente a cada consumidor todos y cada uno de los servicios o productos posventa ofrecidos por el concesionario; y
  • Sólo agregar un servicio o producto post-venta a la factura final con el conocimiento y consentimiento total del consumidor.
Este acuerdo es parte de la iniciativa más amplia del Fiscal General para poner fin a la práctica de muchos concesionarios de “agrupar”, o ilegalmente sobrecargar a los consumidores por productos y servicios sin su conocimiento o consentimiento.
El caso fue manejado por la Fiscal Adjunta Sandra Giorno-Tocco con la ayuda del Investigador del Departamento Jurídico Peter Schottenfeld, el Representante sobre Fraudes del Consumidor John Katzenstein y el Interno Scott Trivella, bajo la supervisión de Gary Brown, Fiscal  Adjunto de Westchester Oficina Regional, y Martin J. Mack, Fiscal Ejecutivo Adjunto de Asuntos Regionales.
ADVERTISEMENT SLOT 8
About the Author

La Voz Hispana NY. New York's largest Spanish weekly newspaper. Official Newspaper of the NYC Hispanic Chamber of Commerce.