Manejar en estado de embriaguez: una vía peligrosa a la deportación

ADVERTISEMENT SLOT 7

Manejar en estado de embriaguez: una vía peligrosa a la deportación.

La Voz Hispana de Nueva York, 22 de mayo de 2017 – Si manejas en estado de embriaguez, te expones a la deportación. En el 2012 J. Fernández se dejó llevar por la emoción de una parranda en casa de unos familiares en Jamaica, Queens, y pasó por alto la regla sagrada que por años mantuvo intacta: “cuando se maneja no se toma alcohol”.

Esa noche aceptó varios aguardientes y un par de tequilas y su irresponsabilidad le salió muy cara. “Iba para mi casa y me paró la policía. Me arrestaron, me llevaron al precinto, me hicieron la prueba del alcoholímetro y tenía 0.9. Me tomaron las huellas, me dieron un DUI, me mandaron a corte y dañé mi récord criminal”, comentó el colombiano, quien teme que esa falta pueda ponerlo en riesgo de deportación, tras las nuevas políticas migratorias del gobierno Trump.

El ‘DUI’ es la abreviación a la expresión en inglés ‘Driving Under the Influence’, que es la sanción por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas.

Hace apenas unas semanas el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, advirtió que los indocumentados que sean sorprendidos manejando con licor están en la mira y sufrirán serias consecuencias.

“Es justo decir que la definición de criminal no ha cambiado, pero el espectro de la criminalidad donde operamos sí ha cambiado”, recalcó el funcionario de la agencia que maneja ‘La Migra’. “Incluso un solo ‘DUI’, dependiendo de otros aspectos, podría ponerte en el sistema”, advirtió Kelly.

Pero la mano dura contra los indocumentados que manejan bajo los efectos del alcohol no solo viene de Washington. A pesar que la ciudad de Nueva York protege a los inmigrantes que son detenidos con ‘DUI’ simples, no hace lo mismo con conductores con altos grados de alcohol que hagan daño a terceros y los entrega a ‘La Migra’, si esa agencia lo solicita.

En la lista de delitos
Seth Stein, vocero de la administración De Blasio, explicó que las faltas agravadas por efecto del alcohol en las vías forman parte de la lista de 170 delitos que son causales de deportación de los indocumentados en la Gran Manzana.
“Las ofensas de ‘DUI’ que involucran serios daños físicos a otra persona, están incluidas en nuestra lista de delitos que activan la cooperación con las autoridades federales de Inmigración”, comentó el funcionario. “Creemos que las políticas de inmigración de la Ciudad protegen la seguridad pública, al tiempo que defienden las comunidades de inmigrantes”.

Asimismo, la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, también manifestó que la Gran Manzana no protege a quienes representan un riesgo a la comunidad.

“Bajo la ley actual, la Ciudad está autorizada a cumplir con una solicitud de detención de ICE cuando una persona es condenada por lesionar a alguien cuando conduce mientras está intoxicada”, dijo Mark-Viverito.

Natalia Renta, abogada de inmigración de la organización Make the Road New York, explicó que aunque la legislación no contempla directamente los ‘DUI’ como causal de deportación, si están siendo utilizados por las autoridades federales para reforzar su lucha contra quienes no tienen papeles. En el estado, la Policía detiene con ‘DUI’ regulares a conductores que tienen 0.8 de alcohol en la sangre y choferes comerciales con .04, y se considera falta agravada si el porcentaje está por encima de .18.

“No hay nada en la ley o en las regulaciones de Inmigración que hable de que las personas con ‘DUI’ regulares no pueden conseguir la residencia o están sujetas a deportación, pero el problema viene desde noviembre de 2014, cuando Obama anunció una lista de prioridades que incluía a personas con ‘DUI’ que los pone en riesgo si son indocumentados, y esta administración aumentó esa incertidumbre”, explicó la abogada.

“Si alguien nunca ha tenido infracciones con ‘La Migra’ e incluso si no tiene orden de deportación previa, y es indocumentado, eso (un caso de ‘DUI’) podría ponerlo en riesgo”, dijo la defensora, agregando que Inmigración los considera prioridad para deportación.

“Pero aún así, ellos tienen el derecho a pelear su caso frente a un juez, a ver si logran un alivio migratorio”, indicó Renta. Sin embargo, la abogada recalcó que las infracciones por conducir bajo los efectos del alcohol o cualquier sustancia, en muchas ocasiones podrían ser una piedra en el camino para quienes intentan legalizar su estatus migratorio.

“La gran mayoría de las cosas de Inmigración son discreción del oficial o del juez, y a veces, aunque uno califique para un alivio migratorio, un ‘DUI’ puede ser el único problema y ahí el abogado debe sustentar la solicitud con cosas positivas de esa persona, como mostrar que tiene familiares aquí, que hace servicio comunitario, que es parte de una iglesia, o si el ‘DUI’ fue hace muchos años, se puede argumentar que esa persona se ha recuperado y ya no tiene ese problema de bebida”, recalcó la delegada de Make the Road New York.

Aumentan los arrestos
El Departamento de Policía de Nueva York, (NYPD), presentó datos que demuestran que durante el 2016, un total de 3,067 personas fueron arrestadas por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas, y para el 2017 la cifra parece ir en aumento, pues en los primeros cuatro meses ya se reportan 2,787 casos. El NYPD también dio a conocer que el número de personas detenidas manejando sin licencia durante el 2017 ya llegó a 10,190, superando el total del año pasado, cuando se reportaron 9,683 arrestos, presumiblemente varios de ellos indocumentados.

Y aunque la ciudad de Nueva York ha sido clara en que no compartirá con ‘La Migra’ información de indocumentados que no cometan delitos serios, según Renta, cuando una persona es detenida y acusada de un ‘DUI’, sus huellas pueden estar al alcance de agencias federales, incluso si la Policía no informa automáticamente.

Franco Torres, experto en asuntos de Inmigración de Caridades Católicas, recalcó que aunque el ‘DUI’ no es razón para la deportación, si es una manera efectiva para pasarle factura a los indocumentados, más aún si el conductor no tiene permiso de manejo o si hay agravantes, como superar el .08 de alcohol en la sangre o llevar en el auto a un menor de 15 años.

“Si tomaste una decisión moral de manejar sin licencia, algo que no puede hacerse ni siquiera sobrio, y además lo haces con alcohol, si la Policía te detiene, la información de tus huellas corre el riesgo de llegar a Inmigración y ellos ahí evalúan si quieren ir detrás de ti”, comentó el abogado, al tiempo que advirtió que bajo la actual administración federal, manejar con licor o bajo efecto de drogas es transitar por una autopista peligrosa.

“Exponerse a recibir un ‘DUI’ es una invitación que estás haciendo para meterte en un caso criminal, que aunque no va a ser lo que te lleve a la deportación, si va a activar una cadena de problemas, porque resulta en un arresto. Tus huellas son puestas en el sistema, tu nombre es transmitido a varios lugares y tú solito te abres la puerta para estar en un riesgo mayor que no tenías antes, cuando estabas en las sombras”, advirtió Torres.

La ley en NYC
En Nueva York, una persona que recibe un ‘DUI’ regular por primera vez, enfrenta una multa de $500 a $1,000 y suspensión de la licencia por seis meses. La segunda vez tiene la posibilidad de cinco días en la cárcel o 30 días de servicios comunitarios y una multa de $500 a $5000 y la licencia suspendida por 1 año. Y la tercera vez 10 días en la cárcel y una multa que puede llegar a los $10,000.

Ward J. Oliver, abogado supervisor de The Legal Aid Society, aseguró que si un indocumentado es arrestado por un ‘DUI’, es importante que obtenga consejos precisos de inmigración antes de resolver su caso criminal.

“Cualquier delito de ‘DUI’ es malo de alguna manera para los inmigrantes. Aunque no todos los delitos de ‘DUI’ son crímenes que involucran falta moral, siempre descalifican a los individuos de recibir DACA, a menudo desencadenan medidas de aplicación de las leyes de inmigración y puede ser un factor negativo en una aplicación ante Inmigración”, dijo.

Crimen del ‘DUI’ en cifras:
.08 de alcohol en la sangre es el porcentaje para que un conductor sea detenido con un ‘DUI’ simple.
.18% de alcohol en la sangre es considerada una falta agravada al manejar con alcohol, al igual que llevar a un menor de 15 años cuando el conductor está alicorado.
$500 hasta $1,000 es la multa para quienes reciben un ‘DUI’ regular por primera vez.
$1,000 hasta $2,500 para quienes tengan un ‘DUI’ agravado por primera vez.
$500 a $5,000 es la multa para quienes tengan un segundo ‘DUI’ simple y cinco días en la cárcel.
$10,000 puede ser la multa de quienes reciben un tercer ‘DUI’ y 10 días en la cárcel.
Niveles de alcohol entre .02 y .07 en menores de 21 años violan la ley de cero tolerancia para jóvenes.
3 o más ‘DUI’ en 10 años puede poner en riesgo la pérdida permanente de la licencia de conducción.
3,067 personas fueron arrestadas por conducir bajo los efectos del alcohol o drogas en 2016.
2,787 casos ya se reportan en el 2017.
10,190 han sido detenidas en 2017 por conducir sin licencia.
9,683 fue la cifra en 2016.

FUENTE AP

ADVERTISEMENT SLOT 8
About the Author

La Voz Hispana NY. New York’s largest Spanish weekly newspaper. Official Newspaper of the NYC Hispanic Chamber of Commerce.