El golpe de Estado fallido en Turquía, el pasado viernes, deja más de 6,000 arrestos

ADVERTISEMENT SLOT 7
rhl

Golpe de Estado fallido en Turquía deja más de 6,000 arrestos.

TURQUIA, 18 de julio de 2016, La Voz Hispana de Nueva York – Detenciones masivas comenzaron a emerger en Turquía, después de que el gobierno informara que el número de arrestados tras el intento de golpe de Estado superó los 6.000.

Los 6.000 detenciones incluyen altos colaboradores y miembros de alto rango de las fuerzas armadas. Las detenciones continuarán, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía.

Entre los detenidos está el general Bekir Ercan Van, comandante de la base aérea de Incirlik, de acuerdo con la oficina del presidente turco. Estados Unidos utiliza esa base aérea para lanzar ataques aéreos contra ISIS en Siria e Iraq.

Una “orden de detención” contra el coronel Ali Yazici, un ayudante militar de Erdogan, también fue emitida, de acuerdo con la agencia Anadolu.

Se espera que el Colegio de Abogados de Ankara proporcione abogados para la defensa de los detenidos durante una aparición en un tribunal de la capital programada para este lunes. Hasta ahora, los abogados dicen que no han tenido acceso a los hombres.

Miles de soldados han sido detenidos y cientos de miembros del poder judicial removidos tras el levantamiento del viernes, que dejó al menos 290 muertos y más de 1.400 heridos en una noche de caos y violencia.

054505_196312

El golpe de Estado fallido en Turquía que tuvo lugar durante la noche del viernes 15 de julio ha dejado muchos interrogantes abiertos dentro y fuera del país. La versión oficial es tan poco creíble como los constantes rumores y las versiones de los diferentes grupos opositores. Tres preguntas destacan sobre el resto.

 

Las calles cercanas a la plaza Taksim en el centro de Estambul reflejaban anoche un ambiente exultante: miles de turcos se regocijaban con banderas turcas y los gritos de “Allahu akbar” -Alá es el más grande-.

20160717-636043156846072719_20160717013023-510-kKBB-U403246146526eUD-992x558@LaVanguardia-Web

No era difícil ver hombres vestidos de la manera tradicional islamita sumándose a la fiesta. Porque el intento del golpe de Estado llevado a cabo por una junta dentro del Ejército turco el pasado viernes- y que convirtió el mismo lugar que era una fiesta en un escenario de tiroteos y vuelos al raso de cazas turcos- ha resultado un disparo por la culata y ha afianzado todavía más a quien se trataba de derrocar: al presidente Recep T. Erdogan.

Pero hay un dato que olvidan los teóricos de la chapuza: el hecho de que los planes de la asonada se hayan mantenido en secreto durante tanto tiempo -con varios generales de peso involucrados- no es fácil en Turquía puesto que, como otros planes golpistas -ciertos o fabricados- muestran, sí fueron desarticulados al caer en el radar de fuerzas de seguridad e inteligencia de Ankara.

Queda la duda de si los organizadores reales de la operación partían de antemano de que iba a fallar, pero no les importó el precio en vidas humanas, sino conseguir como objetivo prioritario una mayor desestabilización del país.

Si se analizan los golpes de estado militares previos (1960, 1971, 1980) queda claro que la sala de máquinas detrás -el “Özel Harp Dairesi” o Departamento Especial de Guerra- primero diseñó una desestabilización del país para luego hacer casi inminente y -a los ojos de la mayoría de los turcos- tan necesaria como inevitable la asonada.

Aquí no es el caso: no te eriges en defensor de las libertades haciendo público un documento que dice que asumes el poder puesto que tu misión es “re instaurar el orden constitucional, la democracia, los derechos humanos y las libertades” para a continuación bombardear repetidas veces un parlamento, como el turco, que representa tanto a kemalistas como a liberales, conservadores, socialdemócratas, islamistas, socialistas o prokurdos.

Fettulah Gülen, el clérigo musulmán que lidera el movimiento con su nombre y que ha sido acusado por Erdogan de ser la mente detrás de la fallada asonada, ha dicho que existe una posibilidad de que fuera un golpe escenificado, no uno real. Quiere decir que todo ha podido ser una obra de teatro para que Erdogan alcance más poder.

Deniz Baykal, el veterano político del laico partido Republicano del popular (CHP), en la oposición desde hace decenios, ha expresado después del intento de asonada lo que muchos piensan aquí: “Durante los 40 años de mi vida política (…) no he visto nunca un “escenario de golpe de Estado tan tragicómico”.

Fuente EFE

ADVERTISEMENT SLOT 8
About the Author

La Voz Hispana NY. New York’s largest Spanish weekly newspaper. Official Newspaper of the NYC Hispanic Chamber of Commerce.